2 jun. 2016

27/08/2015 - Shibuya

Nuestra visita a Shibuya fue un poco loca. Quedaban pocos días para pasar en Tokio y estaba entre triste y cansada de tanto andar todos los días. Ese día lo tomamos con más calma, fuimos a Ebisu por la mañana y por la tarde decidimos ir de compras a Shibuya.

Nada más llegar a Shibuya vimos la estatua de Hachiko al lado de la estación, que estaba acompañada de ¡un gatito!. Era adorable, todos los japoneses estaban cómo locos haciéndole fotos, todos querían fotografiarse con el gato como si nunca hubieran visto uno y yo no fui menos. También hice mi foto con Hachiko y con el adorable gatito, que al parecer estaba muy acostumbrado a la gente porque a pesar del ruido, él estaba muy tranquilo. haha

Justo en frente de la estación pasamos por el famoso y abrumador cruce. Lleno de gente, esperando el pistoletazo de salida para cruzar. Por suerte, cómo los japoneses son muy ordenados todos sabían hacía a donde ir, nadie se interrumpía ni se molestaba y la gente seguía su curso.

La tarde la pasamos yendo de tiendas, fuimos al centro comercial 109 dónde todas las tiendas eran preciosas y las dependientas ¡simpatiquísimas!. Me encontraba en mi salsa, aunque Sammy creo que no tanto haha. Fuimos al Loft, una papelería de 7 plantas dónde era imposible no perderse, podría haberme pasado la vida allí. Y bicheamos entre grandes y pequeñas tiendas, ¡incluso había algunas escondidas en sótanos!.

Después fuimos a la Disney Store y he de decir que allí si que fluía la magia. La decoración de la tienda es exactamente a la de las películas, allí donde pisaras te encontrabas dentro del decorado de una película de Disney, te adentrabas siguiendo al conejo de Alicia en el País de las Maravillas hasta llegar a la habitación de Wendy con Peter Pan o en el cuarto de Andy con todos los juguetes de Toy Story. ¡Toda una aventura!

También visitamos el edificio de Tower Records, altas plantas repletas de CD's y DVD's, además había varios eventos en el mismo edificio ¡una locura! Pero por fin conseguí mi DVD de Standy by Me de Doraemon.

Y por último encontramos un restaurante de Fujiya y yo no podía irme de Japón si probar mi tarta favorita, Short Cake. Así que para cenar, me puse las botas comiéndome una porción de esta deliciosa tarta con fresas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario