14 sept. 2016

04/2016 - London

Cómo conté en mi último post, el pasado mes de abril hicimos un viaje muy esperado a Londres con motivo de la boda de mi amiga Bar. Aprovechando el viaje, pasamos un par de días más allí para disfrutar de esta preciosa ciudad.

 El día siguiente a la boda nos volvimos a levantar temprano, aunque esta vez dormimos un poco más, pero nos dispusimos a pasear por el Támesis de buena mañana. Nos sentamos en un banco a desayunar en frente de la Tate Modern, con vistas favoritas de la ciudad, las que se ven des del Millenium Bridge.

Paseamos por el río hasta llegar a Covent Garden y seguidamente subimos hasta la National Gallery para coger un autobús al Museo de Historia Natural dónde nos reunimos todos de nuevo para disfrutar del museo.Me encantó ver tantos esqueletos de dinosaurio ¡y el pequeño Dodo!

Puesto que estábamos por la zona, fuimos hasta Harrods y allí cogimos un bus de nuevo para ir a Piccadilly circus. Adoro el ambiente ajetreado y turístico de esa zona, allí nos empezó a llover así que nos resguardamos un poco en la tienda de M&M. Esa noche los demás estaban cansados así que Sammy y yo fuimos a China Town con Isi y Ximo para cenar pollo frito y cómo seguía lloviendo después de cenar nos volvimos al hotel.

Al día siguiente, cómo era domingo, nos fuimos a la zona de Brick Lane. El ambiente es estupendo, todo lleno de mercadillos... Fuimos a Petticoat Lane, Spitalfields y Brick Lane esa misma mañana ¡todo está muy cerca!

Ese medio día quedamos con Lore y Louis por la zona de Kings Cross para hacernos una foto en el andén 9 3/4 de Harry Potter. Esta tarde fuimos con Bar a mi parque favorito, Sant James Park, justo delante del palacio real y estuvimos paseando por los jardines hasta llegar al Big Ben. Allí de nuevo nos empezó a llover así que fuimos a resguardarnos de la lluvia y cuando amainó nos fuimos de nuevo a China Town a cenar al restaurante Shibuya. Después de un delicioso sushi pude comerme mi tarta favorita, así que solo por eso ya se convirtió en mi restaurante favorito de toda la ciudad haha.

Al día siguiente ya era el día de partir, pero cómo teníamos toda la mañana libre nos dispusimos a ir a Oxford Street a pasear antes de coger el autobús al aeropuerto. Después de hacerlo nos dimos cuenta que era un poco suicida haber ido con las maletas a pasear por una calle tan llena de gente, pero nos permitió disfrutar hasta el último momento de la ciudad.

2 comentarios :

  1. Que outfit tan bonito! Y la tarta tiene buena pinta, aunque me da curiosidad ver el sushi del mismo restaurante, si dices que es tan bueno valdrá la pena visitarlo un día :D

    ResponderEliminar
  2. Que bonito la pasaron, me gustaría mucho ir a Inglaterra, en realidad todo Bretaña
    saludos

    ResponderEliminar